Materia orgánica

La materia orgánica se compone de elementos vegetales o animales en descomposición. Es esencial para la vida microbiana en el suelo, aportando nutrientes, mejorando la estructura del suelo, aumentando la retención de agua, etc.

 

En el jardín la materia orgánica tiene varios orígenes. Por una parte, se ha fomentado la cubierta vegetal con especies en su mayoría autóctonas, muchas de ellas espontáneas. La hojarasca procedente de los árboles y arbustos que crecen en el jardín, aportes puntuales de restos de poda y del reciclaje de la basura orgánica de casa.

 

La cubierta vegetal se explicará en el apartado correspondiente que se ha denominado "praderas". A modo de resumen, las plantas herbáceas cuando mueren aportan al suelo una cantidad de biomasa nada despreciable, tanto en superficie como bajo tierra con sus raíces.

 

Los árboles y arbustos son pieza fundamental en el ciclo de los nutrientes. Con sus raíces son capaces de extraer minerales de las capas profundas del suelo y depositarlas en la superficie cuando pierden la hoja. La hojarasca y restos de poda, al igual que en un bosque, crean una capa de acolchado natgural que progresivamente se irá descomponiedo gracias a los invertebrados del suelo y a los organismos descomponedores (bacterias y hongos).

Acumulación de materia orgánica en el suelo.
Acumulación de materia orgánica en el suelo.

El reciclaje de la basura doméstica aporta una gran cantidad de nutrientes y materia orgánica al suelo. Esta opción se reserva en el jardín únicamente para el huerto y los árboles frutales.

 

Para esta opción se recogen todos los desperdicios de vegetales, peladuras de fruta, servilletas de papel, etc. y se realiza un proceso similar al compostaje en capas finas directamente sobre el suelo. Estos residuos se colocan sobre la superficie del suelo, al pie de los árboles intercalando capas de estiercol seco de caballo (+4 años) y capas de compost ya hecho anteriormente del mismo modo que aportará microorganismos que ayudarán en la descomposición de la materia. Para mantener la humedad se acolcha con hierba segada.

 

Este sistema presenta las ventajas de no necesitar un espacio concreto destinado al compostaje y posterior distribución. Además, los lixiviados que puedan producirse son aprovechados por el árbol sirviendo de fertilización.

 

 

Visita nuestro blog

Cactus

Búscanos en Facebook